LA NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR Y LOS PACIENTES CON CÁNCER V (¿B 17?)

Principio activo de interés B17:
Corría el año 1950 cuando tras muchos estudios el químico estadounidense Ernest Krebs, Jr. Descubrió una nueva vitamina llamada B 17,  Laetril o Amigdalina.
Esta se encuentra de forma abundante en más de 1.200 plantas, particularmente en las semillas de frutas comunes: cereza, melocotón, nectarina, ciruela, manzana...y especialmente en la del albaricoque y en el mijo (cereal).
Sin embargo existen documentos de civilizaciones antiguas como los egipcios y los chinos de más 2.500 A.C donde ya se menciona el uso terapéutico de la almendra amarga en tumores.
El instituto Rockefeler encargo un estudio de 5 años con la intención de desprestigiar al investigador. Este estudio fue encargado al Dr. Sugiura refutado investigador con más de 60 años de experiencia en el cáncer.
El resultado fue sorprendente y un varapalo para sus promotores, según el mismo declaro.
“Nunca había observado una regresión completa de los tumores en toda mi experiencia con otros agentes quimioterapéuticos”
Es más el Dr. Schoen consiguió la cura del 100% de sus ratones combinando la B17 con enzimas (papaya, piña…)
Las farmacéuticas y el resto de la industria del cáncer alarmada insinuó que los estudios no cumplían las normas y era preciso volver a repetirlos y afirmaron:
Esta vez hicieron cuasi imposible la realización del trabajo del Dr. Sugiura y seguidamente convocaron una rueda de prensa (donde este no pudo hablar)
“La B-17 no tiene ninguna actividad curativa anticancerosa”
Más tarde uno de los médicos que participo se arrepintió y convocó una rueda de prensa para denunciar el montaje, al día siguiente sería despedido (Dr: Moss).
 El 1-sep-1971 la FDA (Food And Drug Administration, es la oficina federal de los EE.UU. que regula los medicamentos y alimentos de consumo público) que estaba prohibido promover, vender o investigar el “Laetril” en los EE.UU.
Si nos paramos a pensar lo pronto que esta vitamina se prohibió, se demonizo y se tachó hasta de venenosa,  es casi demencial; cuando estas mismas autoridades aprueban cada día el uso de productos químicos dañinos e innecesarios para el ser humano, sin apenas investigación y sin saber si a la larga estos productos (conservantes, colorantes, químicos…) tendrán efectos secundarios.
En realidad la Vitamina B17 se compone de dos unidades de glucosa, una unidad de benzaldehido y una de cianuro; ambas tóxicas por separado y responsables de tanta controversia.
La toxicidad de la B-17 es nula a dosis normales.
La dosis recomendada preventiva es de 8 a 10 semillas de albaricoque o melocotón. En enfermos de cáncer entre 40 y 50, añadiéndole una dieta sana con mucha fruta, vitaminas A, C, E, enzimas (papaya, piña)...
El tratamiento es preferible aplicarlo en pacientes que todavía no estén recibiendo ningún tipo de tratamiento de quimioterapia ni de radioterapia; sin embargo incluso en pacientes con estos tratamientos se muestra efectivo. En estos casos se demuestra que refuerza las defensas del organismo.
La vitamina B17 se debería de reforzar además de con la dieta indicada arriba, con vitamina C y enzimas digestivas.
La forma adecuada de tomar las semillas sería comenzar con 2 semillas cada hora e ir aumentando hasta 5 durante un mes y luego reducir hasta la dosis de mantenimiento que son 10,  es muy importante masticarlas correctamente e insalivarlas antes de su deglución.
Si son pastillas sería 1 pastilla cada hora durante un mes y luego reducir hasta 3 pastillas diarias.
Se puede combinar el uso de pastillas y semillas.
El Dr. Krebs, el descubridor de la vitamina, afirma  que si todo el mundo comiera 10 semillas de albaricoque por día, el cáncer desaparecería de la tierra.

Actualmente, el uso del “Laetril” es legal en 24 estados americanos y en otros 17 países como México, Alemania, Gran Bretaña, Italia, Bélgica y Filipinas, entre otros.


Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

Comentarios