martes, 30 de abril de 2019

No más princesas


Las princesas por suerte ya no quieren ser princesas, las princesas por suerte lo que cada día quieren más es ser auto-suficientes.
No tener un príncipe que mate dragones por ellas; pues aman los animales y solo quieren el dragón para admirarlo.
No tener un príncipe que las tenga en casa y las saque para que luzcan bonitas; pues ellas no buscan quien las mantenga, ni se sienten "cosas" bonitas, saben que son personas de gran valor.
No quieren un príncipe que las lleve de compras; pues les gusta elegir su ropa y quieren un sueldo para pagársela.
No quieren estar en la cocina, a menos que su profesión sea cocinera, pues saben lo que ellas valen.
No quieren ser omnipresentes en la educación de sus hijos, pues saben que la crianza es cosa de ambos.
Las princesas no hablan de cosas de princesas; hablan de cosas de personas.
A las princesas les da igual no llevar el pelo de peluquería, sino desaliñado de tanto correr.
Les da igual no ir subidas a súper tacones divinos, pero que matan sus espaldas, pues con zapato plano o zapatillas llegan antes a todo lo que tienen que hacer.
Les da igual no ir con ropa fantástica e incluso les da igual si sus hij@s se la ensucian mientras juegan.
Es más, las princesas de hoy son tan perfectas, divinas e insuperables, que les da igual admitir que no llegan a todo, que su reinado tiene un precio y que gustosamente dejan la corona para quien desee jugar con ella a ser un simple objeto.
Las princesas de hoy en día son mujeres valerosas que cada día corren, no con lobos; sino con micromachismos encubiertos, personas intolerantes que juzgan sin saber, con misoginias disfrazadas de belleza superficial, machismos públicos y lo que es peor con mujeres que aún no han abierto sus ojos.
YO SOY MUJER 
Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

sábado, 13 de abril de 2019

¿De quién son mis heridas?


¿Te habías dado cuenta que hay veces que tenemos heridas tan profundas, qué siquiera son nuestras?
¿Cómo sanar algo qué siquiera percibimos?
¿Cómo saber qué está ahí?
Intuyes cosas que no son tuyas, sabes que ese dolor que sientes no te pertenece y sin embargo es tan real...
Esa herida que te hace vulnerable a no sabes qué ni porqué.
¿Cómo ahondar en esas capas qué cubren tu dolor y poder sanarlo?
Por un lado lo apartas, lo niegas y disimulas, no quieres que nadie sepa de tu vulnerabilidad.
Por otro lado una parte de ti que desconoces grita que le ayudes a sanar lo qué ella/él no supo.
Y al medio, tú, sin saber bien como actuar, que pieza mover, que decir, que hablar, que callar...
Tal vez al detenerme me dé cuenta que si merezco ser amada, que mi niña interior merece que la abrace y le diga que está sana y salva entre mis brazos.
Pero a veces siento que la herida es mucho más profunda que no me pertenece, que tal vez vino con mi ADN, que tal vez ellas (mis ancestras) gritan dentro de mí, unas piden perdón por no saber hacerlo mejor, otras se levantan ante su toxicidad, otras se enfadan por mi rol en esta historia...
Al fin descubro que solo hay un camino:
Abrazarlas a ellas al igual que lo hago con mi niña interna.
Susurrarles al oído todo cuanto pienso y liberarles de mis juicios.
Saber que solo liberándolas a ellas te liberas tú.
Y sobre todo perdonar, saber que solo había una manera de actuar y era esa.
Te amo.
Te perdono.
Lo siento.
Te libero.
Me libero.
¡Gracias! 

Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

lunes, 8 de abril de 2019

Días tristes


Hay días que amanecen tristes y grises
Sin embargo si te detienes unos instantes
Los árboles siguen meciéndose al viento
Los Pajarillos siguen cantando
El río sigue sin desviar su curso
Las flores siguen luciendo sus colores
Y el sol aunque escondido, sigue en lo alto
Olvidamos lo que la lluvia significa
Olvidamos que igual que las plantas necesitamos limpiarnos
Olvidamos que igual que los pájaros necesitamos seguir cantando
Olvidamos que igual que las flores debemos seguir luciendo
Y olvidamos al igual que El arroyo, a veces detenernos y observar nuestro curso
Donde la mayoría de nosotros vemos un día triste gris la mayoría de la creación ve un día de renovación.

Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.


Pecado y amor


Eva lloró y lloró hasta el más profundo agotamiento; sus ojos hinchados, la cara sucia de senderos que habían creado sus lágrimas hasta caer al suelo, los dedos agarrotados de tanto apretarlos, su cuerpo doblado sobre si mismo abrazado en busca de una protección ya inexistente, su alma sola y abandonada a su destino... Al fin el cansancio se apoderó de ella y allí mismo en el suelo desgarrada de dolor se dejó vencer por el sueño.
Sin saber si habían pasado horas, segundos o días despertó de nuevo sin haber abandonado su desesperación, aunque con la esperanza de que todo fuera un mal sueño.
Adán la miró y sin ápice de arrepentimiento solo dijo:
¿Qué querías que dijese?
Contigo es más condescendiente, es mejor que piense que fue tu idea, seguro que pronto olvida lo sucedido.
Ese día ella supo que su castigo no venía de Dios, su castigo estaba allí a su lado y sin embargo seguía amándole con la esperanza del cambio y de que él fuera capaz del mismo sacrificio. 

Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

Todo me pasa a mí

FUENTE:  https://www.mindalia.com/ ¿No hay días que añoras no ser un personaje de un cuento, donde como en todos los cuentos todo termi...