jueves, 27 de junio de 2013

MUJERES REALES, CON PRINCIPIOS, LEALES, VALIENTES, LUCHADORAS...



MUJERES REALES, CON PRINCIPIOS, LEALES, VALIENTES, LUCHADORAS...
Ella es un ejemplo de todo lo anterior
¿Puede haber alguna mejor?
De buena familia, no paso estrecheces hasta la muerte de su padre cuando ella apenas contaba 8 años, aunque esto fue suplido por el gran amor de su madre.
Una vez ordenada paso a ser directora del centro en St. Mary, donde enseñaba a jóvenes señoritas.
Después de una serie de visiones Jesús le reveló el deseo de su corazón de encontrar “víctimas de amor que irradiasen a las almas su amor”. “Ven y sé mi luz”, Jesús le suplicó. “No puedo ir solo”. Le reveló su dolor por el olvido de los pobres, su pena por la ignorancia que tenían de Él y el deseo de ser amado por ellos.
Renuncio a las cosas materiales y comodidades por amor al prójimo.
En realidad no renuncio a nada, gano mucho más que perdió.
Gano amor incondicional
Gano una vida plena
Gano una vida de acuerdo a sus principios
Gano respeto
Gano amigos
Gano hijos (todos los que cuido y amó, eran como si fuesen sus hijos)
Gano una luz especial

Autora: Rosa Francés Cardona

martes, 25 de junio de 2013

Las hadas lloran?

¿Te has preguntado alguna vez si las hadas también lloran, mueren…?
Te aseguro que sí, aunque no son como las de nosotros los humanos.
La leyenda cuenta que cuando ríen de felicidad sus lágrimas se convierten en pequeñas cuentas de colores que usan para adornarse y acordarse de cada momento de felicidad.
Que cuando un niño ríe por primera vez, su risa se convierte en hadas.
Las hadas son felicidad, risa, amor…
Pero a veces, también sus rostros se cubren de lágrimas de tristeza.
A veces es por como los humanos destrozamos todo lo que es importante y nos da vida a ambos:
Urbanizamos sin control, talamos, contaminamos ríos y demás barbaridades sin pensar que matamos a lo que nos da la vida, que maltratamos la naturaleza y a todo lo que nos rodea.
A veces lloran porque ya pocos creen en su existencia y si nadie cree en ellas poco a poco morirán, de una tristeza tan profunda, que las hará desaparecer en el olvido ¿para qué vivir en un mundo sin magia? ¿Para qué vivir en un mundo que las ignora?
Estos pensamientos negativos poco a poco entran en sus pensamientos y hacen que enfermen y mueran; mueran de tristeza y melancolía; necesitan de amor y fe,  tanto como de los árboles, ríos y flores para vivir.
Nos necesitan para vivir, tanto como nosotros a ellas; solo que los humanos aún no lo sabemos.
Seguro que si vives en un pueblo o cerca de la naturaleza y sin abrir la luz; con la ventana abierta miras y abres bien tus ojos, oídos y mente…
Seguro, seguro, que las oirás: susurrar, reír, bailar y cantar y tal vez, solo tal vez, puedas distinguir el brillo de sus tintineantes alas.
Aunque si vives en la gran ciudad siempre puedes tener unas pequeñas macetas en tu balcón o alfeizar  y cuidarlas, para que las hadas encuentren un lugar donde morar y hagan de tu pequeño balcón un lugar lleno de magia y amor.
Seguro que si haces esto alguna noche…
-“¡Ay, ay…! Creo que una me ha mordido en la oreja”.
A ver ¿Qué creías? ¿Qué son genios que conceden deseos? ¿Qué son los duendes del final del arcoíris con un cofre de monedas de oro? No
Ellas son mágicas, amorosas, pero también son muy, muy traviesas, juguetonas, alegres y muy pícaras.
Así que si tal vez no encuentras tus llaves, que las dejaste donde siempre; no encuentras el libro que está siempre en la librería; de repente tu bolso no está donde siempre…
Tal vez es que tienes alguna hada viviendo en tú jardín, tu balcón o cerca de tú casa y le encanta visitarte y hacerte bromas.
Si esto te pasa acuérdate de mirar por tu ventana con la luz apagada y abrir tus ojos, oídos y mente…

Autora: Rosa Francés Cardona


sábado, 22 de junio de 2013

Adiós amor

Te empeñaste en conseguirme la luna
Cuando yo solo quería tu amor
Tan lejos apuntaste
Que poco a poco te alejaste
En tu vida apareció una estrella oportuna
Y poco a poco le entregaste tu amor
Hoy veo que tu amor
Fue como la luna
Lejano y cambiante
Y que desapareció en busca de fortuna
Adiós amor
Adiós dolor
Rosa Francés

miércoles, 19 de junio de 2013

Rescata mi alma












¡Ven, ven a mí!
Ayuda a  rescatar mi alma
Del mar del sufrimiento
¡Ven, ven a mí!
Ayuda a  rescatar mi alma
Del mar del olvido
¡Ven, ven a mí!
Ayuda a rescatar mi alma
Del mar del vacío
No dejes que me hunda
No dejes de darme la mano
Pues solo ella puede salvarme
Rescata mi alma
Del sufrimiento, del olvido, del silencio
Cuando me das la mano
Mi alma se llena de calma

martes, 18 de junio de 2013

Espero todo

En esta vida hay quien decide no esperar nada de nadie, para evitar falsas esperanzas y que les dañen.
Pero yo decido esperarlo todo de tosd@s
Pues el NADA ya lo tengo
Rosa Francés

lunes, 10 de junio de 2013

La verdadera belleza

Nos obsesionamos con la belleza
Con estar más delgad@s, más guap@s, más alt@s...
Luego decimos con la boca chica que la verdadera belleza esta en el interior, cuando es lo 1º que olvidamos.
¡Hay tanta belleza que no disfrutamos!
La belleza a la que aspiramos cada día se marchita, se pierde y nunca la llegamos a alcanzar, pues siempre encontraremos alguien más alt@, más delgad@, más...
Mira las manos curtidas y ancianas de una persona mayor
¡Cuantas vivencias, cuantas caricias, cuantas cicatrices, cuanto dolor, cuanto amor!
Esa es la verdadera belleza, la que se crea con el paso del tiempo, la que perdura, la que trasmite.

No busques otra, recuerda la verdadera belleza, no se compra, no se vende, la belleza nace desde nuestro corazón.
Rosa Francés

martes, 4 de junio de 2013

QUE NADIE TE CALLE:


QUE NADIE TE CALLE:
Aires acondicionados, cambios bruscos de temperatura, sequedad ambiental, fumar, resfríos, hablar en exceso…
Múltiples causas, una consecuencia:
NO PUEDES HABLAR, TE DUELE LA GARGANTA
¿Qué puedes hacer?
Polixir spray de Plantapol combina sabiamente aloe, miel, própolis, cera, Melaleuca Alternifolia, Eucalipto, Menta, Eugenia Caryophyllus, Tomillo, Llanten. Logrando suavizar la garganta y disminuir la inflamación.
Para evitar que nuestras mucosas se sequen e inflamen, tanto por haber usado la voz en exceso, como si se corresponde a otra causa (aires acondicionados, resfrío…)
Ideal para personas que utilizan su voz como herramienta de trabajo: actores, maestros, cantantes, personas que trabajan de cara al público…
CONSEJOS:
Puedes tomar infusiones y hacer gárgaras de: erísimo, tomillo, malvavisco, orégano, tomillo (juntas están geniales, aunque también deberá de cambiar la fórmula según los síntomas.
La fórmula adecuada debe de ser: INFUSIÓN + MIEL + LIMON 
Caramelos de miel y propoleo, ideales para el bolso.
No fumar
 Evite hablar o hable a un tono en el que no fuerce la voz
 Mantener limpias las vías nasales, para no respirar por la boca
Evite los cambios bruscos de temperatura.
 Beba mucho, hidrata las cuerdas vocales.
 Es importante mantener un buen grado de humedad en el aire, si es necesario utilice un humificador.


Rosa Francés Cardona
Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición
Regente de la Herboristería Herbasana de Canals Valencia
http://herboristeriaherbasana.es/
Colaboradora en: buenasmanos.com

lunes, 3 de junio de 2013

Atrapada en tú cielo azul

Sentadas juntas en la habitación, sin conversar, sin mirarnos siquiera, de forma mecánica le daba de comer, a pequeños sorbos y acompañado de vez en cuando con un:
-¡Anda come, que está rico!
A veces me quedaba mirándola fijamente, me impresionaban esos preciosos ojos azules, aún brillantes pese a su avanzada edad, esos ojos azules como un hermoso cielo soleado, perdidos en un vacío inexistente, mirando a la nada; sin prestarme nunca atención y me preguntaba qué mirarían, en qué horizonte se perdieron, cuánto vieron y vivieron.
-María cariño ¿Sabes que tienes unos hermosos ojos? Seguro que los chicos harían cola para poder salir contigo.
Me pareció o seguramente imagine ver una medio-sonrisa en su boca, mientras seguía desayunando lentamente, aunque no hablaba yo seguí parloteando, mientras miraba fijamente a sus ojos;  supongo que fue tanta mi insistencia que durante apenas unos segundos, ella me miro; sentí sus ojos mirándome por primera vez en un mes, un mes de desayunos, comidas y cenas en las que  solo comía y yo me limitaba a hacer mi trabajo de cuidadora; pero entre todos esos silencios, entre todas esas miradas vacías, perdidas… Yo empecé a quererla sin darme apenas cuenta, a partir de aquel día ya no fue solo un acto mecánico sin cariño, sin conversación, sin sentimientos; no sé cómo pero aprendí a amar a quien estaba tras aquellos ojos que tanto me impactaban, perdidos pero brillantes, sin mirar a nada pero con vida. Así pues nuestros desayunos se hicieron más amenos, le hablaba de mis hijos, como había pasado el día, lo que ponían en la tele… descubrí que ciertas canciones parecían gustarle, pese a mi horrenda voz de vez en cuando le cantaba y yo creía ver una media sonrisa, lo que ya no sé es si era porque le gustaba la canción o porque tenía que hacer esfuerzos por no burlarse de mi (al menos eso imaginaba yo).
Con el tiempo María empeoro y cada vez le costaba más comer, estar siquiera erguida en la mesa era un martirio, pues ya hacía mucho tiempo que había dejado de caminar; a veces volvía a mirar sus ojos y veía como poco a poco el brilló desaparecía, como si a ese hermoso azul soleado, llegase  una niebla marina que empezase a cubrirlos; de igual manera su salud empeoraba, ya no distinguía nunca su semi-sonrisa, aunque seguí hasta el último día hablándole cantando sus canciones favoritas y cogiéndole la mano; me encantaba su tacto, sus arrugas eran suaves y agradables, parecidas a una tela de seda estropeada por la edad.
Ayer sus ojos estaban más cubiertos que nunca por la neblina, apenas se distinguía su azul cielo, no la levante y no quiso desayunar, aunque durante ese tiempo estuve con ella hablando y contándole como había sacado mi hija un diez en matemáticas.
De repente vi sus ojos.
Sus ojos habían recuperado su brillo, habían rejuvenecido y parecía que por ellos asomaba el sol, eran tan azules que parecía que desde ellos veía el cielo, me asome a verlos y me dio la sensación de que caía al vacío, a un cielo sin fondo,  a un cielo sin fin.
Lo que seguramente fueron segundos a mi me pareció eterno, creía haber caído en sus ojos, estar atrapada dentro de ellos, fue algo místico, misterioso…Pero no me asuste, al contrario, por unos instantes me sentí llena de paz, amor… no sé explicar la sensación,  es como si viese y sintiese a Mª, como si escuchase su corazón latir cada vez más lento, cada vez más lejano…Como si escuchase sus pensamientos, como si sintiese su paz y su amor. Atrapada en su azul cielo, atrapada en su corazón, atrapada en el fondo de sus ojos.
Igual que brillaron de súbito dejaron de brillar. Mª se había ido y yo me encontré con sus manos entre las mías, sin saber cómo, ni cuándo ella me había cogido con sus hermosas, arrugadas y suaves manos; su tacto aún seguía cálido cuando las deje sobre la cama y le di un beso en la frente.
Se había ido en paz, aunque paso su vejez enferma y sin poder comunicarse, puedo decir que en aquellos pocos instantes conocí a Mª; la Mª verdadera; conocí su alma, no su cuerpo enfermo;  respire su paz y amor no su dolor; vi la luz de sus ojos  no su oscuridad y por primera vez sentí como se comunicaba conmigo, abrazándome con un manto de luz y amor.
No sé si fue casualidad o me espero, pues yo no sé porque, pero  había conectado con ella desde el principio, a  veces mis compañeras se burlaban de mi, por perder el tiempo con tanta charlatanería con alguien que no veía ni hablaba, aunque yo lo hacía porque  me apetecía, porque me encantaba perderme dentro de sus hermosos ojos e imaginar historias junto a ella.
Gracias Mª por enseñarme a amar, gracias por tu última lección de amor. La sensación de paz y amor con la que me dejaste, aún hoy siguen conmigo.


Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.