lunes, 28 de septiembre de 2015

LA NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR Y LOS PACIENTES CON CÁNCER IV (suplementos)

*SUPLEMENTOS:

Según estudios la suplementación con selenio reduce la mortalidad al 50% según un estudio llevado a cabo durante 9 años (1996). A elevadas dosis tiene actividad quimiopreventiva sobre diversos tipos de cáncer; la dosis recomendada sería 400 mcg al día.
El cartílago de tiburón posee un compuesto que -al menos, en laboratorio- tiene efectos anticancerígenos. Exactamente son sus compuestos de glucoproteínas las que tienen un efecto sobre la angiogénesis; la dosis idónea es entre 6-9 gr. Repartidos antes de las comidas.
La vitamina D ha pasado en poco tiempo de ser una vitamina de segundo orden a observarse que en casos de cáncer esta vitamina esta disminuida; los expertos recomiendan cantidades desde 1600 a 2000UI diarias.
1979 Abraham Hoffer y Linus Pauling escriben “Cáncer y Vitamina C” y hay estudios en los que se observa que esta vitamina potencia la inmunocompetencia, optimizando la síntesis de colágeno, encapsulando al tumor.
 La manera correcta de tomarla es esta, ½ hora antes de las comidas:
·         1º día: 3 gramos, 3 veces al día (9gr total).
·         2º día: igual.
·         3º día: igual.
·         4º día: aumentar 1 gramo más en cada toma: 4 gramos, 3 veces al día. En total, 12 gramos.
·         5º día: igual.
·         6º día: igual.
Ir aumentando 1 gramo en cada toma, cada 3 días, una vez obtenido un efecto laxante o de exceso de gases intestinales, se deberá de empezar a disminuir la dosis en cada toma, a razón de medio gramo en cada toma y procurar mantenerla durante tres días. El objeto es conseguir la dosis inmediatamente inferior a la dosis laxante. Esta dosis, que ya no producirá trastorno digestivo alguno, será la dosis ideal para su organismo.
Aproximadamente la mitad de los pacientes tiene una perdida catabólica, la ingesta de 2000Mg ayuda  a prevenir la pérdida de glutamina en los tejidos y el efecto catabólico o caquexia.
EPA/GLA/DHA: la dosis de 1.500-3.000 mg/día puede suprimir las citokinas inflamatorias y prostaglandinas que pueden destruir tejido.
Según un estudio publicado por Conklin KA en 2005 la Q10, reduce la cardiotoxicidad de la quimioterapia.
La toma de bioflavonoides mejora la absorción de la vitamina C y protege frente a los radicales libres 1500mg día antes de las comidas.
El Premio Novel  Dr. Otto Warburg, descubrió que las células cancerosas no pueden metabolizar adecuadamente el oxígeno.  El germanio 132 actúa como transportador, refuerza además muchas funciones del sistema inmunitario. Varios estudios demuestran la capacidad del Ge-132, administrado por vía oral, para aumentar la actividad de las células asesinas naturales.
La vitamina E es antioxidante,  en1983. el Dr. Horvart, realizo un estudio donde demostró  que esta vitamina facilita la acción anticarcinómica del selenio; la dosis adecuada es de 200IU diarias.
La chorella entre otros muchos beneficios fortalece nuestro sistema inmune al contribuir a la producción de interferón;  la dosis diaria estaría entre 3-9 gr.
También sería recomendable la ingesta de probióticos de forma diaria para regenerar la flora intestinal.

 La toma de reishi, shiitake y maitake  muy utilizados en MTC nos ayudaran a subir defensas y a reducir los efectos de la quimioterapia.
Todos estos suplementos los encontrarás fácilmente en tu herbolario habitual.
Este artículo cumple una función meramente informativa, en ningún momento pretende sustituir la visita del/a profesional pertinente.

Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

No hay comentarios: