sábado, 21 de noviembre de 2015

¿Recuerdas La lista de Schindler?



Una vez más la historia se olvida de las grandes mujeres que se jugaron la vida para que el mundo fuese un lugar mejor.
Realmente esta es la historia que tod@s deberían de aprender en el colegio.
¿Recuerdas La lista de Schindler?
¿Sabías que la historia no es realmente como nosotr@s la conocemos?
Efectivamente Oskar salvo a más de 1.200 personas de la muerte; lo que no nos contaron fue el papel de Emilie, su esposa.
Emilie era una mujer diminuta, rubia, tímida, de voz suave y confiada.
Oskar fue un hombre ambicioso, mujeriego y que no respeto a su esposa; así pues en poco tiempo este matrimonio naufrago, aunque continuo por las apariencias y por la época.
Emilie entablo una relación de cariño y afecto hacia el personal de su fábrica, siendo ella la primera en darse cuenta y en ser consciente del terrible destino de sus empleados.
Es en 1944 cuando fue ordenado el cierre de la fábrica y Oskar logró con dinero y joyas trasladar la fábrica a Brinnlitz (Checoslovaquia) y es aquí donde comienza la historia que casi tod@s hemos visto en el cine o tv. 
Entre los 2 confeccionan una lista con los nombres de los empleados imprescindibles para el funcionamiento de la empresa y estos “casualmente” son todos sus empleados judíos.
Esta lista representaba un visado de supervivencia, que los apartaba de otra lista mucho más larga y penosa: la del holocausto.
Emilie se esforzó en buscar comida todos los días para poder mantenerlos con vida, se esforzó en proporcionar gafas y demás enseres necesarios e incluso esta gran mujer llego a traicionar sus creencias ayudando a abortar a mujeres para que no fuesen asesinadas por los nazis al no serles útil como trabajadoras.
Años después muchos de los supervivientes la definirían como:
-“Emilie fue para nosotros un ángel silencioso y caritativo”. 
Buscando información sobre la ausencia de todos estos datos en la película quedo en estado de shock; según parece el productor de Spielberg, la elimino para no tener que pagarle derechos de autor y además por parecerles demasiado católica, decente y buena. Todo esto unido parece que hacía que no fuese rentable para Hollywood.
¿No les parecía rentable la historia de una mujer que salvo a más de 1.200 personas?

¿No les parecía rentable la historia de una mujer que fue capaz de alimentarles todos los días?

¿No les parecía rentable la historia de una mujer capaz de buscar gafas y demás enseres necesarios?
Y sobre todo:
¿No les parecía rentable la historia de una mujer que fue capaz de renegar de sus más profundas creencias para ayudar a otras mujeres a abortar, para que no fuesen enviadas al exterminio? Significando esto su condena eterna (según sus creencias) cambio una vida por otra vida, de otra forma hubiesen muerto ambos (madre e hij@).
Emilie murió en 2001.
Un proverbio judío reza así
“Quien salva a una persona salva al mundo”
Emilie lo salvo 1.200 veces.


Autora: Rosa Francés Cardona
Regente de: Herboristería Herbasana Canals Valencia
http://herboristeriaherbasana.es/
Colaboradora en: http://www.enbuenasmanos.com

2 comentarios:

jose dijo...

me gusta imaginar un mundo mejor en manos de las mujeres......así es.

Rosa Francés Cardona dijo...

Gracias José, podemos imaginar un mundo mejor en manos de los humanos y colaborando con el resto de los seres vivos del planeta