Problemas?


Siempre escuche:
“Dios aprieta, pero no ahoga”
No obstante:
¿Qué hacer cuándo te cuesta respirar?
¿Cuándo no puedes siquiera sacar la nariz de puntillas y coger aire?
¿Cuándo duele hasta coger aire?
¿Cuándo duele hasta el solo hecho de levantarse y comenzar el día?
A veces es tan duro el día a día que no ves el final; que no encuentras paz ni descanso al final del día; tu cabeza sigue dando vueltas y vueltas a la misma historia, al mismo problema sin solución o al menos tú no la encuentras.
La cabeza te estalla, te oprime el corazón, las lágrimas desbordan por tus ojos…
¡Y sigues sin ver nada!
¿Y si no hay solución?
¿Y si no puedo hacer nada?
¿Y si no encuentro la respuesta?
Tal vez es que buscas demasiado; tal vez es que te preocupas demasiado; tal vez…
Tal vez, tal vez es que buscas la solución “aspirina”.
¿Aspirina?
Si: rápida e inmediata; que te aleje del dolor y de la frustración y de tener que tomar decisiones difíciles.
Nos desengañamos, nos frustramos, nos entristecemos…fácilmente.
Buscamos soluciones rápidas, sin conflicto, sin comprometernos demasiado y al mismo tiempo notamos un vacío en nuestro corazón, una tristeza y desesperación que nos ahoga en un mar de incertidumbres.
¿Cuál es la solución?
Cierra tus ojos.
Escucha tu corazón.
¡Y, actúa!
¡Haz lo correcto!
Nadie dijo, que todo fuese fácil, solo que podríamos hacerlo.
Y TÚ PUEDES.



Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

Comentarios