jueves, 6 de noviembre de 2014

“Haz como dices y sigue tú camino”

¿Cuántas veces haces "lo correcto" y no te sientes bien?
Siempre creí que si era coherente con mis pensamientos y actuaba conforme a ellos me sentiría bien.
¿Cual es mi sorpresa al descubrir que algunas veces no sucede así?
“Haz como dices y sigue tú camino”
Muchas veces es liberador y te llena de felicidad, sin embargo otras parece que te deja un nudo en la garganta que te ahoga, que te oprime y disgusta.
Sigues preguntándote:
¿Podía haber reaccionado, hablado, actuado de otra manera para no hacer daño o para no ofender?
Seguramente la respuesta será que SI, pero no por ello estabas equivocad@.
Realmente actuar conforme nuestros principios, puede hacernos sentir mal de forma momentánea; sin embargo no es un daño real, es un dolor hacia las personas que tal vez resultan heridas por nuestros principios. Luego; actuando de forma distinta, seguro que este dolor no se hubiese evitado; es más, repercutiría a la larga en nosotr@s, en nuestra vida, en nuestros actos y principios.
Así pues, ante un problema, no ocurre nada si sentimos dolor, derrota, pena, miedo, incertidumbre…
No nacimos enseñad@s, no nacimos con el camino aprendido; venimos a aprender a crecer, a trabajar cada día nuestras fortalezas y debilidades.
Y tal vez ese es el propósito de la vida:
Aprender a ser honest@s con compasión y perdón.

No hay comentarios: