jueves, 26 de mayo de 2016

MUJERES QUE MARCARON HISTORIA Gerda Taro

Gerda Taro, aunque su verdadero nombre era Gerta Pohorylle. Nació el 1 de agosto de 1910 en Stuttgart.
Sería conocida como la “pequeña rubia”
Gran fotógrafa, aunque muchas de sus obras llevan el nombre de Robert Capa su amante.
Judía de nacimiento huye a Paris en el año 1933, sin embrago su compromiso nunca sería político sino antinazismo.
Vino a España, apenas un mes después de comenzar la guerra civil y desde el bando republicano  fue capaz como nadie de trasmitir con imágenes la crudeza y el dramatismo de la guerra.
Sus fotos a primera línea de batalla y la búsqueda de la mejor y más impactante instantánea la llevaban a estar siempre primera línea de batalla.
En la Batalla de Brumete y bajo el ataque aéreo viajaba subida al estribo del coche que trasportaba a los heridos y en la confusión el coche fue golpeado por un tanque republicano y al caer fue atropellada por el tanque que le aplasto las piernas y la destripó.
Tras una dura agonía Gerda Taro fallecía el 26/julio/1937 en el hospital del Escorial.
Cuentan que había pedido un cigarrillo y que había preguntado por sus cámaras antes de morir.
Fue en realidad la primera periodista fallecida cubriendo un acto de guerra.
Pasarían décadas hasta que su nombre fuera recuperado y por fin sus fotos podrían llevar el nombre de su verdadero autor.



2 comentarios:

Tina dijo...

Gràcies, Rosa, és una xica molt interesant, no la coneixia (a Robert Capa, sí... no tindrà res a vore amb la investigació dels arabs d'abans, jejejeej, aaaaiiii).

Rosa Francés Cardona dijo...

JAJAJAJA
Muy aguda Tina, no tiene que ver con la parrafada de estos "señores humanos" de definirnos a las mujeres como mamíferos no humanos.
Sin embargo este y otros artículos pretenden que veamos que muchas mujeres hicieron posible otra visión del mundo y que sus trabajos fueron robados/prestados/repasados... por sus parejas, padres, amigos, pues una mujer no podía pensar en aquella época y hoy en muchos países tampoco y pensemos que entonces no tenían acceso a la educación, así que imaginemos lo que hubiera sido si hubieran tenido acceso a la universidad como los hombres