sábado, 22 de abril de 2017

Adiós rimel y push up

No sé si contaros lo que me paso hoy:
Amanecí despeinada y con ojeras.
Ya dentro de la ducha use mi gel reductor, terminando con una loción con acabado brillante en todo el cuerpo.
Seguidamente con gran mimo, añadí las extensiones para poder realizar un precioso pelo que había visto en el Youtube; añadí las pestañas postizas.
Después pase a vestirme con mi sujetador push up adhesivo, mis bragas efecto vientre plano y push up trasero.
Jejeje por si no lo sabes push up es algo que realza y levanta en este caso mis tetas y mi culo.
Con mi mini vestido de flores y una última pasada del pintalabios efecto volumen, me dispuse a salir de casa; con mis súper tacones ¡estos de 10cm. que estilizan tanto la figura!
¡Divina, estoy divina! Pensaba caminando a paso firme.
No conté con el horrible calor de Valencia en pleno julio, al poco los pies me ardían ¿plantillas efecto sandalia? ¡Sus cojones! Pensé enfadada, no podía casi andar; mi paso firme y seductor dio paso a un pato mareado y escaldado.
Pero los estragos de la calina valenciana no habían hecho nada más que empezar.
El pegamento de las extensiones de pestañas empezó a soltarse ¡si ya me parecía muy barato ese pegamento de pestañas del chino!
Además el rímel corría por mi cara y de la irritación mis ojos estaban llorosos dejando un reguero por mi cara mugrienta, mezcla de lágrimas, rímel y loción brillante.
Por si esto no fuera bastante el exceso de calor empezó a pasar más factura (si eso es posible) la braga-faja empezó a ahogarme e impedir la circulación sanguínea por mis piernas ya patosas por las llagas de los tacones; el relleno push up de mi culo y tetas empezó a sudar de forma escandalosa y despegarse.
Con todo el tracaléo mi genial pelo empezó a desmontarse y alguna de las extensiones a descolocarse, dando la impresión de que el pelo me caía a puñados.
Así pues termine:
Coja y con llagas en los pies.
Con las piernas dormidas por la falta de circulación.
La cara llena de regueros negros e hinchada por la mezcla de productos.
Manchas de sudor en tetas y culo, como si me hubiera orinado encima.
El pelo a girones, dándome un aspecto de ida total.
Con el relleno de tetas y culo despegándose y saliendo por partes estratégicas de mí vestido, cual trozos de carne desprendiéndose de mi cuerpo serrano, como poseedora de una enfermedad del final del mundo y siendo la primera zombie de este.
Así que después de este desastre me senté en el suelo, derrotada sin saber qué hacer, cuando de pronto pasó un señor de mediana edad y puso sobre mi mano con toda la delicadeza del mundo un euro a la par que decía:
-¡Nena úsalo en comida, que eres muy joven y la vida seguro que mejorará!
Con el euro en las manos y sin palabras.
Así permanecí demasiado tiempo ¡tal vez! Hasta que empecé a reír como una posesa.
Me levante y dirigí hacía una fuente donde tire los tacones a una basura, me quite las putXX bragas-faja y el sujetador con relleno, lave mi cara con el agua de la fuente, tire las extensiones y las pestañas postizas, elimine todo resto de pintalabios y así sin maquillaje con mi vestidito,  sin bragas ni sujetador ¡jejejjeje!, con el pelo suelto y la cara lavada seguí mi camino.
Caminado vi mi reflejo en un cristal de un establecimiento y ¿sabéis qué?
Pues me vi hermosa e incluso divertida, además de transgresora, pero sobre todo me encontré cómoda y no solo por no llevar tacones, ni bragas, jejjeje, me encontré cómoda con la imagen que me devolvió el cristal, esa persona era realmente yo, sin artificios, sin trozos pegados, sin mentiras, ese reflejo que me devolvía el espejo era el mío, el de mi verdadero yo.
Creo que a partir de hoy voy a ser más yo y menos lo que la sociedad me impone; estoy cansada de buscar la perfección y la belleza en algo insustancial que al fin y al cabo no me define y no tiene nada que ver conmigo.


Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

No hay comentarios: