Vacía tu mochila con el perdón

Perdona.
Sin darnos cuenta cargamos nuestra mochila con accesorios innecesarios que solo hacen nuestra carga más pesada.
Odio, rencor, hostilidad, desilusión, pena, dolor...
Impiden muchas veces que podamos respirar ante tan pesada carga.
Esta pesada carga poco a poco nos hunde hacia nuestro interior, logrando que seamos autistas voluntarios en nuestra propia vida al retroproyectarnos dentro de nuestro propio caparazón para impedir que seamos dañados de nuevo.
Ciertamente lo impedimos, sin embargo también impedimos que esta carga se vuelva liviana con el amor, esperanza, libertad...
Recuerda tu infancia:
Peleabas con tu vecina y al rato estabas con ella jugando.
¿Por qué?
Por que perdonabas.
Debemos reencontrar esta esencia; la inocencia del niñ@ que fuimos, su esperanza en tod@s, su fe.
Ciertamente te digo: perdona.
No guardes en tu mochila banales y superficiales cargas; cargas que en realidad no te corresponden.
¡Vacía tu mochila!
Tal vez te parezca tonto, osado, raro, descabellado...

Si alguien te daña, apártate de esa persona.
Si alguien te maltrata, no lo permitas.
Si alguien te golpea, no consientas.
Si alguien te humilla, no le escuches.
Si alguien te critica, no le prestes tus oídos.
Perdona no significa: dejar que te dañen, dejar que se ensañen, no significa vengarse...
Perdonar significa: olvidar, no guardar rencor, redimir, liberar tu alma y tu cuerpo de una carga que en realidad no te pertenece.
Al vaciar tu mochila de esta carga, esta volverá a su dueñ@ real.

Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

Comentarios