miércoles, 11 de enero de 2017

Mi luna traviesa


¿Quién de pequeña no se ha sorprendido con esa luna persistente que se empeña en seguirnos?
Nos persigue y escudriña nuestros actos sin ningún tipo de reparo.
En cambio el sol va a su bola, no se digna en prestar atención a ningún terrestre, él, majestuoso sigue su camino cada día hasta llegar a la cúspide y de nuevo elegantemente inicia su descenso hasta desaparecer cual artista consagrado envuelto en oro, enaltecido y orgulloso de su representación.
Así que a mí quien realmente me intriga es la luna.
Esa luna que lograba en mi niñez, que corriese por las calles intentando despistarla; que mirará de soslayo, con la vana esperanza de haberla despistado; que hacía que llorase ante tanta insistencia y que de mayor me acompañaría en tantas y tantas noches en vela, noches de amor y suspiros, noches de preocupación, noches de fiesta, noches de lágrimas... 
Esa luna a la que tantos secretos conté.
Esa luna sabe todos nuestros miedos, conoce nuestros monstruos y sabe todas nuestras penas y alegrías.
¿Cómo no amarla?
¿Cómo no temerla?

Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.


No hay comentarios: