viernes, 9 de diciembre de 2016

Mi niña mariposa

Mi niña de piedra y agua, pues de carne nunca pudiste ser.
Cuando cerraba los ojos imaginaba tu carita sonrosada cubierta de pecas, junto a unas trenzas pelirrojas; mirada pilluela y seguramente algún rasguño en brazos y/o piernas, fruto de tu enorme energía.
Te pienso y te abrazo en mis sueños.
Te añoro y me pregunto qué es de ti.
Pienso si andas perdida en ese lado semioscuro, sin rumbo, sin cariño, sin encontrarme.
Temo llegar a la locura, me desespera tu ausencia y me duele solo pensar en ti.
Mi niña de piedra y agua.
Piedra: pues solo una lápida recuerda tu paso.
Agua: pues mis lágrimas alcanzan a formar un lago en tu nombre, un lago salado, un lago sin vida; sin embargo un lago con alma.
En mis sueños te abrazo y susurro, te susurro tu nombre al oído; no quiero que nadie lo escuche y te lo robe, pues es lo único que me queda de ti, es lo único que me recuerda a ti.
En mis sueños un ser malvado te arranca de mis brazos y espera que desesperada grite tu nombre, entonces él podrá llamarte y quedarse para siempre contigo. Sabe que solo tu mama sabe tu nombre, sabe que solo en quien te conozca confiarás.
Mi dulce niña de piedra y agua.
¡Como quisiera que fueses aire para poder escapar y acudir a mi llamada; como quisiera que fueses de viento para sentir tus besos rozar mi mejilla!
Hoy en mis sueños reencontré a mi niña interior y le hable de ti, le conté lo sola y asustada que estas, le dije que la necesitabas mucho más que yo, que juntas podríais jugar y así yo recuperaría mi alegría y ganas de vivir y no pensaría más en ella como una niña de piedra y agua; así mi niña sería:
Mi dulce niña de viento y alas de mariposa.

Después de tan dura metamorfosis y tanta soledad, con sus alas magnificas llenas de colores y alegría, emprendería el vuelo hacia su destino, hacia el amor verdadero. Y juntas podríamos reír de nuevo.

Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

No hay comentarios: