jueves, 23 de abril de 2015

Suelta y transmuta

El universo tiene extrañas maneras de recordarte que solo eres un ser de tierra, que aunque quieras saltar muy alto tus alas no están listas.
Esta muy bien desplegarlas y probarlas, pero cuando te crees un águila y que estas por encima del bien y el mal, te recuerda que solo estas aprendiendo; que no eres ni más ni menos que nadie; que tu ego sigue siendo demasiado fuerte; que si viniste a este mundo fue para aprender.
Lo único malo de ello, sería que esto  nos acobardara; que no aprendiésemos la lección; que nos encerrásemos en nuestro capullo y jamás volviésemos  a intentar volar.
Así pues, si tú eres un@ de los afortunad@s en pasar por esta lección:
¡Enhorabuena, sigue adelante!
Recuerda que un ave no aprende a volar en un segundo, que tiene que poseer huesos fuertes y un pelaje apropiado; pero sobretodo deben de creer que pueden hacerlo. De todas formas recuerda que no lo consiguen a la primera, intentan alzar el vuelo una y otra vez; aleteando sus alas con todas sus fuerzas, hasta que por fin ven recompensado su esfuerzo.
Al igual que ellos nosotr@s debemos de tener el alma preparada y dejar a un lado el ego, intentarlo una y otra vez sin desanimarnos por no conseguirlo; cada fracaso es una lección aprendida, es una tarea que teníamos pendiente. Sin embargo lo más importante es creérnoslo.
CREE que puedes volar.
CREE que puedes ascender.
CREE en tu valía.
CREE que lo mereces.
CREE que es tu destino.
No decaigas en la lucha, al final la recompensa es la transmutación.
Transmutar es perdonarse y liberarse.
Transmutar es:

Volver a casa. 



Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

No hay comentarios: