viernes, 26 de mayo de 2017

Soledad multitudinaria

Solo escucho un murmullo: aburrido, continuo, estridente, cuasi musical… del que me he desconectado hace “millones de años” incluso alcanzo a esbozar media sonrisa y asentir con la cabeza cuando percibo que parte de ese murmullo está dirigido hacia mi persona.
 Creo que nadie se percata que no estoy ¡bueno, mi cuerpo está! Hace no se cuanto que me desvanecí cual etérea llama; desconecte en medio de aquella multitud y la soledad me rodeaba; soledad disfrazada de risas, música, copas y personas más o menos sonrientes.
¡Tanta gente y tan sola! Me pregunto qué hago allí, qué es lo que me trajo a semejante lugar y no encuentro la respuesta; pienso en ello copa en mano, mientras asiento, no se a que, pues alguien me habla mientras ríe de forma estrepitosa; esto solo acrecienta mi sentimiento de soledad.
¡Sola, rodeada de multitud!
En casa, recostada en el sofá, escuchando música mientras leo; esa soledad me llena, me resulta atractiva y para nada me molesta.
Sin embargo esta soledad multitudinaria me ahoga, me asfixia e incluso llega a acongojarme tanto que tengo que esforzarme en no llorar.
Nada más llegar lo he notado, así pues he sacado mi mascara de felicidad, mi copa como complemento y mi sonrisa como vestido y me he dispuesto a ser parte del elenco de actores, dejando el protagonismo a quien verdaderamente lo desea.
Ya ahogada, comienzo a retirarme suavemente, sin que se note, sin brusquedad, sonrisa puesta y cabeza embotada.
Pienso en los demás; esa gente que tanto y estrepitosamente ríe, critica, parlotea… pienso si su cometido es el mismo que el mío; ser parte de una función, disfrazarse con una identidad que no les pertenece… hacer un papel cruel donde todos aparentan felicidad, donde todos critican a todos, donde nadie deja títere con cabeza y donde las flores mejor echárselas uno mismo que esperar a que te corten la cabeza.
Imagino cómo sería si ahora mismo en el umbral de la puerta, decidiera volver y en el centro de la sala tirar mi máscara al suelo, presentar mi verdadero yo, eliminando perjuicios, falsas esperanzas… presentando a la vez mis virtudes, mis defectos, mis potenciales, mis carencias… con las manos vacías, vestida solo de mi misma, sin expectativas.

Me imagino así, desnuda ante todos y el miedo gana la batalla ¡tal vez la próxima vez! Y me retiro acongojada y vuelvo a pensar en ello a la vez que en el coche no puedo apagar mi llanto.
Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

1 comentario:

Rosa Francés Cardona dijo...

Este comentario es de mi amiga Viky que no podía publicarlo: Maravilloso artículo , que nos llama a ser valientes , sacar las máscaras y disfraces que esconden nuestra verdadera identidad ...el Ser .
El sentir expresado en este texto , resuena en mí , avivando aún más el deseo de la total desnudes del Espíritu ....algo así como un acto de psicomagia , subir una montaña y tirar todo ropaje que siempre ha ocultado la belleza del SER .👏👏👏👏👏👏