jueves, 27 de marzo de 2014

Como eco o no?

Un supermercado medio tiene 47.000 productos.
¡Nunca ha habido tantas opciones diferentes, tanta comida en nuestras despensas, en nuestra nevera!
Sin embargo, alguna vez te has preguntado:
¿De donde viene mi comida?
Yo aún recuerdo a mi madre decir “no compres xxx que no es temporada”
Hoy, esta expresión ha desaparecido.
Cuando vas a la compra descubres que no hay primavera, verano, otoño, invierno; no hay estaciones en los actuales supermercados, se recolecta en todo el mundo cuando el producto aún esta verde y se madura en cámaras artificialmente; la mayoría de comida es procesada y con un montón de colorantes, conservantes y saborizantes añadidos (muchas veces innecesarios).
La mayoría de comida viene envuelta en hermosos embalajes; que rememoran pastos idóneos llenos de vacas, gallinas sueltas por el campo, hermosos maizales repletos de amapolas…eso si, las letras pequeñas cada día son más pequeñas.
Tanta variedad, tanta comida y nunca la población ha estado más mal alimentada, más obesa, con más carencias vitamínicas, con más intolerancias, alergias…
¿No te has preguntado porqué?
Si no se respeta la maduración de los productos.
Si se acelera el crecimiento de plantas y animales.
Si no se respetan los ciclos de crecimiento.
Si no se deja descansar y recuperar la tierra.
Etc.
Luego siempre salta algún estudio avalado por alguna multinacional (generalmente) diciendo que los productos ecológicos no son saludables o que son iguales a un precio más elevado.
¿Cuáles son sus argumentos?
¿Qué una manzana eco y otra tienen la misma composición?
Si, aunque si desglosamos el producto descubriremos que realmente no son iguales.
La absorción y calidad de las vitaminas no son iguales.
No pueden compararse cultivos donde la tierra es sometida a descansos, a abono orgánico,… con un cultivo donde la tierra esta desmineralizada, esta cansada y obligada a producir a base de abonos químicos y muchas veces perjudiciales.
No se puede comparar una fruta, verdura recogida en su punto justo de maduración a otra que se ve forzada a madurar en una cámara, que se recogió verde.
No se puede comparar un animal o vegetal que crece a su ritmo con otro que es obligado a crecer rápidamente para ser vendido.
No se puede comparar un vegetal/animal criado viendo al luz del sol, con un vegetal/animal encerrado y solo con luz artificial. 

Siempre digo que somos una sociedad superinformada, tal vez la que más información ha manejado, la que más acceso a ella ha tenido a lo largo de la historia.
Así pues, no te conformes con lo que te dicen hermosas campañas publicitarias; están orquestadas para vender, no para informar.
Buscar información y decidir que hacer con ella es la ventaja que tenemos hoy como sociedad.
A veces ahorrar en comida, es gastar en medicinas.
INFÓRMATE Y DECIDE.

Escrito por:
Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.
Regente de la Herboristería Herbasana de Canals Valencia.

No hay comentarios: