miércoles, 30 de noviembre de 2011

¿De fuerte a fofo?


Existe  la creencia de que cuando dejas de entrenar el músculo se convierte en grasa. 
Nada más lejos de la realidad: NO existe transferencia entre estos 2 tejidos corporales.
“Pues yo tengo un amigo que antes estaba supercachas y ahora que ha dejado de entrenar se ha puesto gordo y fofo.”
Pues SI, seguro que es así.
Pero… ¿Cómo ha ocurrido esto?
Seguro que llegar a tener ese músculo le costó un duro entrenamiento y dieta y casi seguro que esa dieta después de dejar el entrene no ha sufrido variación.
Con lo que nos encontramos con la causa nº1:
Al no entrenar la masa muscular decrece y las calorías extras (que antes necesitaba y ahora no) se almacenan en forma de grasa.
Causa nº2:
El sedentarismo, muchos pasan de estar “todo el día en el gimnasio”  a no tener casi actividad física y esto pasa una factura que se acumula en nuestro organismo.
Causa nº3:
La ansiedad, el deporte crea endorfinas que dan felicidad, satisfacción y nos descarga de las tensiones acumuladas al dejar de hacerlo canalizamos esta ansiedad de manera errónea: comida, lo que nos lleva de nuevo a la causa nº1.

Soluciones:
Si no puedes practicar deporte de ninguna forma, cuida tu dieta, sigue un plan de alimentación teniendo en cuenta las calorías diarias que tu cuerpo necesita ahora que ya no practicas deporte.
Haz una tabla casera diaria de la menos 10-15 minutos que te mantenga en forma.
Sal a caminar.
Olvida el coche para desplazarte por tu población.

Complementos:
Haz una depuración de tu organismo (bardana, diente de león, cola de caballo, boldo…)
El día que salgas a caminar toma L-Carnitina para ayudar a transportar las grasas.
En este enlace encontraras productos para ayudarte

Rosa Francés Cardona
Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición
Regente de la Herboristería Herbasana de Canals Valencia
http://herboristeriaherbasana.es
Colaboradora en: buenasmanos.com

No hay comentarios: