martes, 12 de septiembre de 2017

Meditación Ho'oponopono del amor



Busca un lugar cómodo, alejado del ruido y de las interrupciones del mundo exterior.
Siéntate, recuéstate, tranquilamente.
 Relájate mientras realizas tres respiraciones profundas.
En cada inhalación toma Luz blanca purificadora y en cada exhalación siente que eliminas todos los problemas, densidades y preocupaciones que hay en nuestro interior.
Visualiza una Hermosa luz dorada, luz sanadora  proveniente de la esencia de la creación, esta entra por nuestra coronilla.
Mientras inhalas esta luz sanadora, permítele descender a través de la cabeza, cuello, hombros, brazos, manos, dedos.
Deja que llene todo tu cuerpo, sigue por el pecho, los pulmones, ombligo, a través de cada órgano del cuerpo, de cada célula.
A través de la ingle, muslos, rodillas, pies, dedos pies.
Deja que esta luz sanadora llene todo tu cuerpo.
Ahora  reten esta luz durante unos pocos segundos, exhala y libérala a través del corazón.
Inhala, retén, exhala a través del corazón.
Inhala, retén, exhala a través de tu corazón.
Sientes como se aquieta tu mente y relaja el cuerpo.
La respiración  comienza a desacelerarse.
Cada vez más tranquila, más relajada…
Sigue visualizando cómo las partículas de luz dorada entran por tu corona y luego se bajan lentamente, sanando todo el cuerpo.
 Mientras experimenta como te embarga una sensación de amor y unidad.
Amor y perdón.
Amor y sanación.
Ahora agradece a tus ancestros todo su bagaje y perdona todas sus faltas.
Gracias a sus vivencias estamos aquí, en este punto.
Agradecemos, amamos y perdonamos.
Recita conmigo:
Lo siento, te amo, gracias, perdóname; lo siento, te amo, gracias, perdóname…
Dilo hasta que sientas paz.

Una vez terminado, sin prisa, tranquilamente comienza a mover tu cuerpo y cuando lo consideres abre los ojos, mientras sabes que esta sensación de paz, te acompañará todo el día.


Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

No hay comentarios:

Por qué le llaman amor? si es maltrato

-¿Por qué me haces hacerte esto? ¿Crees que me gusta? ¡Me obligas a golpearte,   yo te amo, eres una mujer y pareces una niña, tengo qu...