viernes, 13 de marzo de 2015

El silencio de la mariposa

Cuenta la leyenda que el día que el/la creador-a repartió los dones; las mariposas sentadas en primera fila casi enloquecieron ante la multitud de hermosos colores que vieron ante sus ojos por primera vez todos los habitantes de este nuevo mundo.

Antes de poder detenerlas, estaban todas ellas revoloteando alegremente sobre ellos y de repente con toda la hermosa gama de colores pegados sobre sus alas iniciaron un vuelo sobre todos y cada uno de los seres animados e inanimados del planeta; al revolotear con sus alas sobre ellos distribuían los colores a cada cual, espolvoreaban polvos de colores sobre cada flor, árbol, ave, animal y piedra; dejando a veces volar la imaginación, como con los papagayos y con algunas flores, con las que fueron muy generosas, llenándolas de mil colores alegres, brillantes y hermosos.

Mientras la creación miraba sonriente y diverti@ a aquellas pequeñas y simpáticas mariposas como trabajaban con ahínco esforzándose en hacerlo perfecto sin pedir nada a cambio.

Por ello cuando agotadas le miraron preguntándose cual sería para ellas el color elegido, la creación sonrío y les comunico que cada cual se quedaría con los colores que sus alas habían repartido, quedando así ellas poseedoras de la más amplia gama de colores y cada cual más hermoso.

Cansadas de tan ardua tarea, se recogieron todas y sin darse cuenta quedaron todas dormidas bajo la sombra de una roca.
Tan dormidas y cansadas estaban que cuando llego el momento de repartir el sonido, no se percataron y siguieron durmiendo y durmiendo.
En el tiempo que despertaron quedaron asustadas por el tremendo alboroto que se había organizado; de repente se oían aullidos de lobos, cantos de aves, grillos estridulando, elefantes barritando, gallinas cloqueando…
Asustadas, temblando y llorando acudieron ante la creación; esta al verlas se percato que tanta tarea le había despistado y no había guardado ningún sonido para tan bellas, frágiles y dispuestas amiguitas. Les miro, meditando su respuesta les dijo:
Habéis sido mi creación más dispuesta, habéis trabajado sin descanso para ayudarme en mi ardua tarea; así pues mi sonido más maravilloso solo puede ser para vosotras.
EL SILENCIO.
Los poseedores del silencio, son ricos en sabiduría, ricos en confidencias, ricos en videncia, ricos en inocencia, poseedores de los deseos y sueños.
Así pues este es mi regalo”.
Desde ese día sigue la leyenda que si liberas a una mariposa o se posa sobre ti, ella te dará una hermosa noticia y tú a ella podrás susurrarle tus sueños, deseos y peticiones; sabiendo que ellas no los revelarán a nadie salvo a la creación, pues es la única que entiende el silencio y pronto tendrás la respuesta.
La respuesta llegara a través de tus sueños o simplemente a través de sutiles señales que solo tú podrás descifrar.
Ya lo sabes:
Cuando vuelvas a ver una mariposa, acércate sigilosamente, en silencio, sin asustarla y ofrece tu mano para que se pose, susúrrale tus más preciados secretos y después estate atent@ a las señales y sueños.

También puedes crear un espacio idóneo para ellas; plantando un pequeño jardín de flores o simplemente unas macetas en tu terraza, para que se conviertan en refugio de mariposas, hadas y demás criaturas mágicas.

No hay comentarios: